Agaricia tenuifolia

Agaricia tenuifolia forma junto a 232 especies mas, la familia Agariciidae, perteneciente a los conocidos como corales duros. Esta especie se distribuye en el Caribe y todo el Golfo de México donde es muy abundante en un rango de profundidades de entre 1 y 15 metros.

Agaricia tenuifolia adopta una forma más o menos esférica formada por diversas placas verticales y delgadas de entre 2 y 3 mm de diámetro, con una base incrustante. Encontramos pólipos a ambos lados de las placas, estando separados los diversos pólipos entre ellos por crestas irregulares.

El color de esta especie es variable pudiendo encontrar ejemplares de color marrón, verde o rojizo, y siendo los márgenes de las placas más pálidos que el resto de la placa misma, con los pólipos de color anaranjado. De apariencia puede ser muy similar a Agaricia agaricites aunque en este caso los tabiques son muchísimo más gruesos.

p>En el interior del tejido de Agaricia tenuifolia, al igual que ocurre con todos los corales, encontramos unas algas simbióticas llamadas zooxantelas. Se trata de una relación simbiótica, en la que el coral obtiene el oxigeno y energía que el alga genera a partir de la fotosíntesis; y la alga obtiene resguardo en el interior del tejido del coral, así como un acceso privilegiado a la exposición de la luz. Se ha determinado que entre un 70% y un 95% de los requerimientos energéticos que tiene el coral, son cubiertos por la energía aportada por las zooxantelas en forma de azucares. El restante 5-30% de la alimentación del coral la obtiene por la captura por parte de sus pólipos de pequeñas partículas orgánicas e zooplancton. Es durante la noche, cuando los pólipos de esta especie se despliegan por completo para capturar dichas partículas e invertebrados.

La reproducción de Agaricia tenuifolia puede ser tanto sexual como asexual. La reproducción sexual se realiza mediante la liberación de los gametos a la columna del agua donde ocurrirá la fertilización y se forman las larvas. Las larvas serán diseminadas por las corrientes y posteriormente se fijarán al fondo marino para generar un nuevo individuo. La reproducción asexual es mediante gemación, dando lugar a un clon del ejemplar originario.


Fotos: