Diploria labyrinthiformis

Diploria labyrinthiformis es un coral que pertenece a la clase Anthozoa dentro de la cual pertenece al orden Scleractinia, y a su vez dentro de la familia Faviidae. Se trata de una especie que encontraremos en los arrecifes tropicales de todos los océanos de la tierra. Son abundantes en entornos como lagunas o zonas del arrecife muy bien iluminadas y de profundidades de hasta 40 metros, aunque en realidad la inmensa mayoría de los ejemplares los encontraremos como mucho a 15 metros de profundidad.

Diploria labyrinthiformis posee un esqueleto de carbonato cálcico masivo, con el cual contribuyen a generar los arrecifes. Las colonias son semiesféricas y destacan en ellas numerosos y sinuosos valles de unos 5-8 mm de anchura y también crestas que recubren la superficie creando un patrón de meandros, y por consiguiente dándole un aspecto de cerebro, termino por el cual también se les conoce; el coral cerebro. Cada uno de los diferentes surcos que confieren la colonia, contiene un único pólipo que adopta una forma alargada y que presenta diversas aperturas bucales que están rodeadas por tentáculos. Dichos pólipos son de color marrón claro, amarillento o incluso algunos marrón-grisáceo.

En cuanto a la alimentación de Diploria labyrinthiformis, al igual que muchas especies de corales, posee en el interior de sus tejidos blandos, algas zooxantelas en una relación simbiótica, en las dichas algas obtienen protección y un lugar privilegiado de acceso a la luz, obteniendo el coral como recompensa los subproductos de la fotosíntesis de las zooxantelas en forma de compuestos orgánicos. No solo recibe esta recompensa de compuestos orgánicos, sino que también como subproducto de la fotosíntesis, se genera oxigeno que el coral aprovecha para respirar. Esta alimentación debida a las zooxantelas suponen aproximadamente entre un 70-95% de sus requerimientos. El restante lo obtiene capturando plancton y materia orgánica del agua gracias a los tentáculos de los pólipos de la colonia.

Diploria labyrinthiformis puede reproducirse tanto asexualmente por gemación, como sexualmente mediante liberación de gametos masculinos al agua y fecundación interna de los gametos femeninos. Las larvas se incuban internamente y posteriormente se liberan al mar, donde las corrientes las arrastraran durante pocos días para luego asentarse en el fondo, adherirse al el y formar un pólipo que inicia la colonia.


Fotos: