Paramuricea clavata

La gorgonia roja o Paramuricea clavata es una especie de gorgonia que habita las aguas del mar Mediterráneo y en el océano Atlántico en las costas españolas y portuguesas. Este cnidario se clasifica taxonómicamente dentro de la clase Anthozoa, el orden Alcyonacea y la familia Plexauridae. Vive sobre fondos arenosos en los que entierra su base para aferrarse o bien sobre fondos rocosos, y generalmente en zonas sombrías y con aguas mas bien frías. En cuanto a profundidades a las que podremos encontrar a esta especie, los registros indican la presencia de ejemplares hasta los 110 metros de profundidad, si bien a profundidades inferiores a los 40 metros es donde es mas frecuente observarla.

Paramuricea clavata forma una estructura en forma de abanico en un único plano, con muchas ramificaciones irregulares, que se posiciona perpendicularmente a las corrientes dominantes de la zona en las que habitan. Entre las sustancias que conforman el esqueleto de esta gorgonia colonial encontramos la gorgonina, una sustancia proteica que les confiere rigidez al esqueleto, pero que a su vez les aporta un cierto grado de flexibilidad para permitirles adaptarse a las corrientes. Tanto los pólipos, que alcanzan los 10 mm de altura, como el propio esqueleto de la colonia, llamado corallum, son de color rojo y/o amarillo. El patrón de colores de estas gorgonias es variable, pudiendo ser rojo oscuro uniforme, rojo oscuro con puntas amarillas, con una degradación progresiva del rojo al amarillo, e incluso de color violáceo. La colonia puede alcanzar hasta 1 metro de altura.

Los pólipos de Paramuricea clavata capturan utilizando sus 8 pequeños tentáculos a sus presas, entre las que encontramos fito y zooplancton, copépodos y en general cualquier pequeño invertebrado marino o partícula orgánica en suspensión. Esta gorgonia, a diferencia de lo que suele ser habitual en otras especies de gorgonia, se alimentan durante todo el día y no unicamente de noche. Esto nos permitirá observar fácilmente sus pólipos completamente extendidos y disfrutar de su belleza.

Paramuricea clavata es una especie bastante longeva. Hay registros de ejemplares de hasta 100 años de edad. Su reproducción se realiza sexualmente. Poseen sexos separados, en los que cada una de las colonias tiene un determinado sexo. Las colonias macho, liberan al mar sus gametos, los cuales al entrar en contacto con colonias hembra, fecundan internamente sus óvulos para formar una embrión que es incubado en la colonia femenina. Una vez se forma por completo la larva, esta es expulsada del interior de la colonia femenina para pasar a formar parte del zooplancton y por lo tanto estar a la deriva en función de las corrientes. Trascurrido un breve periodo de tiempo, las larvas se asientan en el fondo marino para sufrir un proceso de metamorfosis y generar el pólipo que originará toda la colonia. Este pólipo originador de la colonia, mediante reproducción asexual por medio de gemación dará lugar a toda la nueva colonia.


Fotos: