Pocillopora meandrina

Pocillopora meandrina es un coral perteneciente a la clase Anthozoa, el orden Scleractinia y la familia Pocilloporidae. Habita las aguas de los arrecifes coralinos de poca profundidad y por lo tanto muy bien iluminados de los océanos Índico y Pacifico.

Se trata de una especie colonial, formada por numerosos pólipos de pequeño tamaño que conforman estructuras de aspecto robusto y con forma de pequeños arbustos semiesféricos verticales, que se asemejan en forma a la coliflor, y de ahí su nombre común. Las ramas de las colonias de Pocillopora meandrina irradian desde la parte central de la colonia y se ensanchan a medida que llegan a sus extremos, en los cuales adopta formas ondulantes. El color de los ejemplares del coral coliflor son variables, existiendo ejemplares con colores marrón, rosa, grisáceo.

La alimentación de Pocillopora meandrina, al igual que ocurre en la inmensa mayoría de corales de arrecife de poca profundidad, se basa principalmente en la actividad fotosintética que llevan a cabo las algas zooxantelas que posee en el interior de sus tejidos. Las algas obtienen protección y un lugar privilegiado de acceso a la luz, obteniendo el coral como recompensa los subproductos de la fotosíntesis de las zooxantelas en forma de compuestos orgánicos. No solo recibe esta recompensa de compuestos orgánicos, sino que también como subproducto de la fotosíntesis, se genera oxigeno que el coral aprovecha para respirar. Esta alimentación debida a las zooxantelas suponen aproximadamente entre un 70-95% de sus requerimientos y son complementados con la captura de zooplancton y partículas orgánicas por medio de los tentáculos de sus pólipos. Encontraremos durante las horas de la noche, los pólipos totalmente extendidos en los ejemplares de Pocillopora meandrina, ya que se trata del momento en el que aprovechan para capturar a sus presas que son arrastradas por las corrientes.

Pocillopora meandrina es una especie hermafrodita. Se liberan los gametos masculinos al agua, que fecundarán internamente los gametos femeninos de otro ejemplar. Fruto de la fecundación se desarrolla una larva en el interior del pólipo hembra, que será incubada hasta la formación de la larva. Esta se libera quedando expuesta a las corrientes que les permiten dispersarse y colonizar nuevos fondos. Tras varias semanas de vida libre, la larva desciende al fondo donde se produce un proceso de metamorfosis para formar al pólipo originador de la colonia. Este pólipo, mediante reproducción asexual por gemación irá conformando una colonia nueva.


Fotos: