Sinularia gibberosa

Sinularia gibberosa es una especie de coral blando, es decir que a diferencia de los corales duros, este no segrega un esqueleto de carbonato cálcico, sino que el sustento lo obstinen por medio de pequeñas espículas de carbonato cálcico denominadas escleritos que se encuentran embebidos en su tejido. Taxonómicamente encontramos a este cnidario clasificado dentro de la clase Anthozoa, el orden Alcyonacea y la familia Alcyoniidae. Se encuentra ampliamente distribuida por el océano Índico y Pacífico así como en el mar Rojo. Generalmente viven sobre los bordes y las lagunas de los arrecifes, fijados a sustrato duro.

Morfológica y estructuralmente Sinularia gibberosa y en general las especies del genero Sinularia, son parecidas a Sarcophyton spp. Sinularia gibberosa forma colonias de pólipos que cuentan con un pie alargado y frecuentemente corto sobre el que se superpone la superficie en la que están los pólipos, llamada poliparium o también capitulum. A diferencia de lo que ocurría en Sarcophyton spp, el capitulum o poliparium de Sinularia gibberosa está ramificado formando largos y relativamente delgados apéndices.

Como característica peculiar de Sinularia gibberosa es capaz de mudar la capa mas externa de su cuerpo con cierta periodicidad, y de ahí el nombre de coral piel. Cuando mudan la piel, el ejemplar repliega todos sus pólipos durante varios días en los cuales se va desprendiendo una delgada capa de piel. Con esta estrategia evitan que sedimentos, bacterias, algas u otros organismos puedan crecer sobre ellos.

La alimentación de Sinularia gibberosa se basa principalmente en la actividad fotosintética que llevan a cabo las algas zooxantelas que posee en el interior de sus tejidos. Las algas obtienen protección y un lugar privilegiado de acceso a la luz, obteniendo el coral como recompensa los subproductos de la fotosíntesis de las zooxantelas en forma de compuestos orgánicos. No solo recibe esta recompensa de compuestos orgánicos, sino que también como subproducto de la fotosíntesis, se genera oxigeno que el coral aprovecha para respirar. Esta alimentación debida a las zooxantelas suponen aproximadamente entre un 70-95% de sus requerimientos y son complementados con la captura de fitoplacton y partículas orgánicas por medio de los tentáculos de sus pólipos. Encontraremos durante las horas de la noche, los pólipos totalmente extendidos en los ejemplares de Sinularia gibberosa, ya que se trata del momento en el que aprovechan para capturar a sus presas que son arrastradas por las corrientes.

La reproducción de Sinularia gibberosa puede ser asexual por medio de brotes o esquejes formados a partir del ejemplar original; o pueden reproducirse sexualmente mediante fecundación externa con una fase larvaria planctónica que sufre una metamorfosis para descender al fondo y generar una nueva colonia.


Fotos: