Cotylorhiza tuberculata

Cotylorhiza tuberculata es una especie de escifozoo (Scyphozoa) perteneciente a la familia Cepheidae. Se trata de una especie endémica del Mar Mediterráneo que generalmente encontraremos en aguas superficiales, sobre todo durante los meses de Julio a Noviembre.

Esta medusa posee una campana mas o menos plana, de color blanco-amarillo en la que destaca una protuberancia central que le confiere la forma de un huevo frito. Los margenes de la campana están divididos en 16 lóbulos principales, los cuales a su vez se subdividen en numerosos lóbulos secundarios mas pequeños. Posee 8 brazos orales rizados que terminan en pequeñas pero muy numerosas proyecciones tuberculosas con las puntas de color violeta-pardo intenso.

Como ya hemos mencionado en la introducción de los escifozoos, Cotylorhiza tuberculata posee tanto fase medusa como fase pólipo. Durante la fase pólipo, los ejemplares alcanzan un tamaño de entre 5 y 10 mm. Estos ejemplares durante la primavera comienzan a generar por reproducción asexual medusas sexuadas que se van desprendiendo en forma de pequeñas larvas.

La alimentación de Cotylorhiza tuberculata consiste básicamente en plancton, tanto fitoplancton como zooplancton. Adicionalmente, en el tejido de los ejemplares podremos encontrar algas zooxantelas en una relación endosimbiotica, lo cual le proporciona una fuente de alimentación extra, ya que estas algas son fotosintéticas.

Cotylorhiza tuberculata se reproduce por vía sexual. Las medusas hembra son fertilizadas internamente con el esperma de los machos, que lo depositan con los brazos orales en el interior de las hembras. Tras un periodo de gestación de la larvas, la hembra liberará al agua un gran numero de larvas tipo plánula las cuales migran hacia el fondo marino, completando la metamorfosis hasta convertirse en pólipos.

Esta especie posee una sustancia ligeramente urticante, pero que no supone ningún riesgo para las personas, sin embargo, el riesgo de esta especie para el ser humano viene dado por el gran numero de individuos que se generan en el Mar Mediterráneo, constituyendo verdaderos enjambres que pese a que individualmente pueden no ser peligrosas, la posibilidad de recibir diversas picaduras simultaneas hacen aumentar el peligro.

Se ha utilizado la toxina de esta especie en el campo de la investigación ontológica, observándose una citotoxicidad el compuesto frente a ciertas lineas celulares de cáncer de mama.


Fotos: