Stenorhynchus seticornis

Stenorhynchus seticornis es un crustáceo decápodo pertenece a la familia Inachoididae. Su rango de distribución geográfica incluye principalmente las aguas del océano Atlántico occidental, desde las costas de Carolina del Norte, hasta las de Argentina, siendo una especie muy frecuente en todo el mar Caribe. En cuanto al habitad preferente de Stenorhynchus seticornis, lo encontraremos en zonas de arrecife y/o rocosas desde aguas relativamente superficiales (8-10 metros), hasta relativamente profundas (180 metros). Se trata de una especie de hábitos predominantemente nocturnos y muy territorial, que durante el día evitará las regiones muy expuestas a la luz, y que en general suelen buscar refugio estableciendo una relación simbiótica con ciertas anémonas (especialmente Lebrunia danae), corales o incluso esponjas. Es frecuente encontrar a esta especie de cangrejo junto a ejemplares de Ancylomenes pedersoni o Periclimenes yucatanicus.

Conocido también como cangrejo flecha de linea amarilla o cangrejo araña, esta especie es muy fácilmente identificable por lo peculiar de su morfología. Posee unas patas muy largas, de hasta 10 cm de longitud, que son muy delgadas y se asemejan a las extremidades de las arañas, y por eso uno de sus nombres comunes de la especie. El rostro es característicamente muy alargado y espinoso en sus bordes, y posee un caparazón en forma triangular fuertemente calcificado y de tamaño muy reducido comparándolo con la longitud total que alcanza la especie desde un extremo al opuesto. En cuanto a la coloración de Stenorhynchus seticornis, el color predominante es rojizo, con las pinzas de color gris violáceo, y las articulaciones de sus extremidades con un color rojo intenso y con lineas marrones y negras.

La dieta de Stenorhynchus seticornis consiste predominantemente en pequeños crustáceos e invertebrados que captura con sus pinzas entre los corales y rocas en los que vive.

En cuanto a la reproducción, Stenorhynchus seticornis no tiene un periodo especifico de reproducción, sino que se reproducen a lo largo del año cuando se dan dos factores críticos para desencadenar el apareamiento, que son la temperatura del agua y la intensidad de la luz. Los machos transfieren un espermatoforo a las hembras, las cuales utilizarán para fertilizar sus puestas. Los huevos fertilizados serán llevados en el abdomen por parte de la hembra hasta el momento en el que las pequeñas larvas eclosionen. Las larvas pasarán formar parte del plancton donde serán dispersadas por las corrientes predominantes de la zona, y trascurridas varias fases de mudas, sufrirán un proceso de metamorfosis para dar lugar a un ejemplar adulto.


Fotos: