Saltar al contenido

Fromia indica

Fromia indica es una especie de estrella de mar perteneciente a la familia Goniasteridae, dentro del orden Valvatida y la clase Asteroidea. Viven sobre fondos marinos arenosos/fangosos, así como en las laderas de los arrecifes, y praderas marinas. Podremos encontrar ejemplares de esta especie en las aguas someras (1-25 metros de profundidad) de los océanos Índico y Pacifico, siendo mas frecuente observar a los ejemplares durante el día que no durante la noche, cuando suelen esconderse entre piedras y corales .

El cuerpo de Fromia indica adopta la morfología característica de las estrellas de mar, es decir, simetría pentaradial, con un cuerpo aplanado dorsoventralmente con un disco central en forma de pentágono del cual emergen 5 brazos cónicos y alargados. El color rojo intenso o anaranjado es el habitual de su cuerpo, presentando en los extremos de los 5 brazos las puntas de color negro o marrón oscuro. En ciertos ejemplares podremos observar un patrón de finas lineas negras que forman un enrejado por la parte dorsal del cuerpo, un rasgo que permite diferenciarlas de la cercana especie Fromia milleporella. Puede alcanzar hasta los 15 cm de diámetro.

El sistema ambulacral de Fromia indica les permite a los ejemplares moverse para capturar sus alimentos, así como poder intercambiar gases con el agua que les rodea. Mediante movimientos musculares rítmicos consiguen generar presión en el sistema ambulacral tomando agua del exterior, y como consecuencia permite mover los pies ambulacrales presentes sobre toda la superficie ventral del cuerpo. Fromia indica se alimenta principalmente de detritos, aunque son capaces de capturar presas como ciertos moluscos, crustáceos y otras estrellas de mar. Cuando esto ocurre, el ejemplar evertirá su estomago hacia el exterior para poder digerir a su presa.

Fromia indica es una especie hermafrodita protándrica, es decir que comienzan su vida como machos, y estos podrán a lo largo de su vida convertirse en hembras. La fecundación en esta especie es externa, formándose una larva ciliada de pequeño tamaño y de simetría bilateral, que es dispersada por las corrientes. Con el paso del tiempo la larva se irá convirtiendo en un ejemplar juvenil, y por consiguiente irá adoptando la simetría pentaradial característica.


Fotos: