Comaster nobilis

Comaster nobilis es un lirio de mar de la familia Comatulidae dentro de la clase Crinoidea (orden Comatulida). Encontraremos a esta especie en las aguas de los océanos Índico y Pacífico, desde la gran Barrera de coral en Australia hasta Indonesia, Malasia, Nueva Caledonia y Filipinas. Se sitúa sobre corales, tanto blandos como duros, en las aguas superficiales y con presencia de corrientes de los arrecifes de corales, con profundidades comprendidas entre los 10 y los 50 metros.

El tamaño mas grande registrado de ejemplares de Comaster nobilis es de 40 cm. Su cuerpo está formado por un disco basal con forma de caliz o copa, del cual emergen por la parte inferior unos apéndices alargados que permiten al ejemplar aferrarse al sustrato. En la parte central del disco basal, encontramos tanto la boca como el ano. Surgen desde el disco basal entre 35 y 4o largos brazos pinnulados en un mismo plano y que adoptan la apariencia de plumas. La coloración es variable en funcion de la geografía, aunque la mas común es la basada en el color amarillo intenso, y en ciertos ejemplares con las regiones de los brazos cercanas al disco central de color negro, verde o blanco por su cara exterior.

Comaster nobilis son generalmente son mas activas durante la noche, cuando estarán con sus brazos completamente desplegados. Durante el día, pese a que es posible observarla con los brazos desplegados, lo normal es encontrar a los ejemplares con los brazos recogidos. Se alimenta principalmente de detritus, fitoplancton y zooplancton, los cuales captura filtrando el agua con sus brazos extendidos. Una vez alguno de los brazos ha capturado suficientes partículas, se enrolla en forma de 'caracol' para acercar la comida a la boca, donde una estructura en forma de peine retiene las partículas que posteriormente son ingeridas. Una vez situada la comida en la boca, el brazo se desenrolla y continua filtrando el agua en búsqueda de mas alimento.

La reproducción de Comaster nobilis es sexual, liberando óvulos y esperma a la corriente para que se fecunden y formar una larva. Esta larva permanecerá durante varias semanas formando parte del plancton, para posteriormente asentarse sobre el fondo rocoso y desarrollarse en un ejemplar juvenil. Por lo tanto, y dada la morfología de esta especie, estamos ante una especie sésil bentónica. Dicho esto, los ejemplares adultos, firmemente asentados al fondo marino, tienen la capacidad de desprenderse de los apéndices que les fijan al sustrato y buscar un lugar en el arrecife mas propicio al que estaban.


Fotos: