Peltodoris atromaculata

La vaquita suiza o Peltodoris atromaculata es un miembro de la clase Gasteropoda, orden Nudibranchia y familia Discodorididae, que está presente en el mar Mediterráneo y las regiones adyacentes del océano Atlántico. Habita lugares poco iluminados como pueden ser las entradas a cuevas o paredes rocosas sombrías, donde les podemos encontrar a cualquier profundidad hasta los 50 metros. Es frecuente observarlo junto a ejemplares de las esponjas Petrosia ficiformis o Haliclona fulva.

El cuerpo de Peltodoris atromaculata es oval y puede alcanzar hasta los 12 cm de longitud. Debe su epíteto especifico a dos términos latinos: 'ater' que significa negro, y 'amculatus' que significa manchado, describiendo su coloración corporal disruptiva. A lo largo y ancho de todo su manto, observamos manchas de color marrón sobre un fondo blanco, que son mas grandes y oscuras en la parte central del cuerpo. En la parte anterior del cuerpo presenta dos órganos olfativos llamados rinóforos y que son de color blanco y cuenta con diversas laminas. En el lado opuesto del cuerpo, presenta entre 6-9 penachos branquiales de color blanco de aproximadamente 1 cm de longitud. Tanto los penachos branquiales como los rinóforos son retractiles, y los esconderá al sentirse mínimamente amenazada. El pie de esta especie no suele verse ya que queda completamente cubierto por el manto, pero en cualquier caso es muy estrecho y sobresale ligeramente por debajo del manto en la zona posterior del animal, formando de esta forma una especie de cola redondeada. La consistencia de Peltodoris atromaculata es coriácea, debido a espículas presentes en el manto y a numerosas protuberancias cónicas de pequeño tamaño dispuestas por toda la parte dorsal del animal.

Se alimenta exclusivamente de la esponja Petrosia ficiformis, de la cual es capaz de aislar ciertos compuestos, como son las petroforminas, que almacena en su tejido consiguiendo con ello ser toxico para posibles depredadores.

Peltodoris atromaculata es hermafrodita simultaneo con fecundación cruzada. La puesta la realiza durante los meses de mayo a agosto, creando una cinta gelatinosa de hasta 15 mm de altura en la que deposita cientos de miles de huevos blancos. La cinta se enrolla en una espiral de 3-4 vueltas con un diámetro de 4-5 cm. Trascurridos unos días, eclosionan las larvas que pasarán una época formando parte del plancton para posteriormente descender al fondo marino.

Se han descrito que ciertos metabolitos secundarios generados por parte de Peltodoris atromaculata tras la digestión de las esponjas de las que se alimenta, han demostrado inhibir el crecimiento de ciertas células tumorales de leucemia (petroformynes) o células de melanoma (hydroxyl-dehydroisofluvinol).


Fotos: