Beloniformes

Los Beloniformes, son peces por lo general de cuerpo fino y alargado, en los cuales destaca principalmente la estructura de su boca. La mandíbula superior está fijada al craneo y generalmente suele ser fina y alargada. Sus aletas se caracterizan por la ausencia de radios espinosos, y la posición tanto de las aletas anales, dorsal y ventrales es posterior en el cuerpo.

Los Beloniformes, entre los que encontramos a peces voladores, agujetas y peces agujas, son especies ágiles y muy rápidas en el agua, donde se desplazan cerca de la superficie. Este habito de estar en aguas muy superficiales, ha condicionado el cromatismo de las especies perteneciente a este orden, teniendo por lo general un patrón de color contrapuesto que les evita ser visto por sus posibles presas y depredadores. La parte dorsal tiende a ser de colores verdosos o azulados, y la parte ventral y los laterales de colores plateados.

Numerosas especies, las conocidas como peces voladores, poseen unas aletas pectorales muy desarrolladas que se sitúan en un plano corporal relativamente elevado, y que junto a su grandes velocidad que son capaces de alcanzar, les permite planear fuera del agua, llegando a alcanzar velocidades en el aire de entre 50 y 60 km/h, y pudiendo desplazarse entre 50 y hasta 400 metros gracias a su habilidad de planear en el aire a una distancia relativamente corta de la superficie del agua.

Su alimentación consiste principalmente en Algas, plancton y pequeños peces. Se conocen algo más de 280 especies de beloniformes, las cuales se agrupan en dos subórdenes (Adrianichthyoidei y Exocoetoidei), 6 familias (Adrianichthyidae, Exocoetidae, Hemiramphidae, Zenarchopteridae, Belonidae, Scomberesocidae), y 34 géneros. Pese a que la gran mayoría de especies son marinas, se han descrito hasta 90 especies que viven en aguas dulces.


Especies: