Sphaerechinus granularis

El erizo de mar violáceo o Sphaerechinus granularis es una especie que dentro de los equinodermos podemos ubicar en la clase Echinoidea, el orden Camarodonta, y la familia Toxopneustidae. Habita las aguas del océano Atlántico este, así como el mar Mediterráneo hasta los 130 metros de profundidad. Se trata de una especie bentónica que prefiere aguas algo protegidas, y en las que vive sobre fondos rocosos en los que haya mucha alga incrustada, o en praderas de Posidonia oceanica o sustratos de grava.

Sphaerechinus granularis destaca principalmente por presentar un porte considerable, un aspecto blanquecino otorgado por el frondoso tapiz de espinas que lo recubren, y una simetría radial que adquiere una esfericidad casi perfecta. Existen dos patrones de coloración, y en ambos casos el color del cuerpo es purpura. En el caso de una de las variantes, sus espinas son también de color purpura, mientras que la otra variante posee espinas de color blanco. Con independencia del color de las espinas, estas son cortas, todas de la misma longitud y acabadas en puntas romas. Las espinas se organizan en filas muy bien alineadas a lo largo del cuerpo del ejemplar. Se trata de uno de los erizos de mayor tamaño que los aficionados al buceo pueden encontrar, alcanzando tallas de hasta 15cm de diámetro.

Los ejemplares de Sphaerechinus granularis frecuentemente los encontraremos semicubiertos con fragmentos de algas, conchas o otro tipo de materiales que encuentran en el fondo del mar, y que mantienen encima de su cuerpo por medio de unas estructuras llamadas pedicelarios. Se trata de pies ambulacrales en los cuales su extremo posee una modificación en forma de pequeñas garras con las que agarrar estos materiales de camuflaje. Es frecuente encontrar a esta especie en asociación con otras dos especies de erizos de mar, como son Centrostephanus longispinus y Paracentrotus lividus.

La alimentación de Sphaerechinus granularis está basada en algas que roe de las superficies de las rocas gracias a su pico. Tiene predilección por algas coralinigenas incrustantes, así como por pastos marinos y ocasionalmente algún microorganismo que pueda vivir en las superficies de estas algas.

Durante todo el año tiene lugar la reproducción de esta especie, si bien es cierto que en los meses de primavera y principios de verano es cuando ocurre con mayor frecuencia. Tanto los óvulos como el esperma el liberado al mar, para que ocurra la fecundación y dar lugar a una larva de vida planctónica que quedará a merced de las corrientes. Tras sufrir diversas mudas, la larva se asentará al fondo del mar y sufrirá un proceso de metamorfosis antes de convertirse en un ejemplar juvenil.

Al igual que ocurre en el caso de la especie Paracentrotus lividus, el erizo Sphaerechinus granularis es considerado como un manjar en ciertos países del arco Mediterráneo, como son Francia, Libano, Italia, España, Malta, Grecia y Croacia. En estos países el consumo de las gónadas de esta especie es frecuente.


Fotos: