Equinoideos

Los erizos de mar o equinoideos (Echinoidea) son una clase perteneciente al filo de los Equinodermos, que cuenta en la actualidad con aproximadamente 950 especies y que se caracterizan por un cuerpo compacto y semiesférico de simetría pentaradial, y cerrado en un esqueleto externo formado por placas calcáreas unidas entre sí. Recubriendo el esqueleto externo, cuentan con espinas, que mediante ligamentos y músculos internos son capaces de mover a su voluntad.

Los equinoideos se mueven gracias a sus pies ambulacrales (dispuestos en 5 regiones radiales), así como por el movimiento de las espinas. Entre las espinas, encontramos con estructuras llamadas pediceliarios, que consisten en unas pequeñas pinzas formadas por 3 mandíbulas que se sitúan en el extremo de largos tallos, y cuya función principal es la de mantener el cuerpo del animal limpio. Ciertas especies pueden tener veneno en sus pediceliarios y adoptar junto a las espinas funciones defensivas. La boca, situada en el extremo en contacto con el fondo marino, posee una estructura robusta, compleja y bastante desarrollada, que cuenta con 5 dientes y se conoce como linterna de Aristóteles. Esta es utilizada por los equinoideos para raspar Algas del sustrato y triturar otros alimentos, ya que se trata de especies omnívoras. También pueden utilizar la linterna de Aristóteles para roer las rocas en las que se encuentran, generando de esta forma oquedades en las que guarecerse y en las que sus afiladas espinas impiden que los depredadores puedan acceder a ellos.

La distribución de los equinoideos es muy amplia por todos los mares, desde las regiones intermareales hasta las profundidades oceánicas. Se trata de especies bentónicas, que generalmente encontramos asociadas a fondos rocosos, aunque hay especies de viven parcial o totalmente enterradas en fondos arenosos/fangosos.

Los equinoideos poseen sexos separados, liberando óvulos y espera a la columna de agua, donde externamente se fecundan. Tras la fecundación, se forma una larva que pasa una etapa plantónica de varios meses, para posteriormente realizar la metamorfosis y asentarse sobre el fondo marino.


Especies: