Cladocora caespitosa

La madrépora mediterránea o Cladocora caespitosa es una especie perteneciente al filo de los cnidarios, y que se clasifica dentro de la clase Anthozoa, el orden Scleractinia, y temporalmente en familia Scleractinia hasta que haya mayor acuerdo entre los taxonomistas. Esta especie de coral, es endémica del mar Mediterráneo, donde la encontraremos en la zona infralitoral sobre fondos rocosos o en praderas de Posidonia oceanica. En cuanto al rango batimétrico de esta especie, podemos encontrarla desde pocos metros de profundidad, hasta profundidades de hasta 50 metros

Cladocora caespitosa es un coral con esqueleto calcáreo marronoso y compacto que forma colonias con formas globulares o esféricas que pueden alcanzar entre los 50 cm y 1 metro de diámetro, y hasta 10 cm de altura. Los pólipos que conforman la colonia son de color verdoso, y ante el menor de los peligros se retraen completamente en sus esqueletos tubulares de sección redondeada de aproximadamente 6 mm de diámetro y que cuentan con numerosas protuberancias radiales.

El crecimiento de Cladocora caespitosa es relativamente lento, y se trata de una especie con ejemplares extremadamente longevos, habiendo registros de ejemplares que superan los 300 años de vida.

En relación con la alimentación de Cladocora caespitosa, podemos distinguir dos fuentes diferenciadas. Por una parte, los pólipos que conforman la colonia, a través de sus tentáculos capturan el zooplancton que circula en el agua que les envuelve. El echo de que esta alimentación activa sea llevada a cabo tanto durante el día como por la noche, hacen que sea relativamente sencillo poder observar a los pólipos de esta especie completamente extendidos. El otro método de alimentación es indirecto y se debe a la presencia de algas zooxantelas que posee en relación simbiótica en el interior de sus tejidos. A través de la fotosíntesis, dichas algas generan compuestos orgánicos a partir del CO2 y de la luz. Parte de estos compuestos orgánicos son compartidos por parte de las algas zooxantelas con su huésped, el ejemplar de Cladocora caespitosa.


Fotos: