Saltar al contenido

Tunicados

Los Tunicados son junto a los Vertebrados y los cefalocordados, los tres filos de animales caracterizados por tener un cordón nervioso que recorre el cuerpo del animal. Centrándonos en el grupo de los Tunicados o también conocido como urocordados, este está compuesto por aproximadamente 2.800 especies, y se trata de animales exclusivamente marinos. Su nombre proviene de la sustancia que secreta la pared de su cuerpo, la tunicina. Una sustancia de tipo celuloide que les confiere una estructura de sustento la cual podríamos considerar como el esqueleto del animal. Bajo la superficie externa de la pared del cuerpo, poseen unas bandas musculares orientadas en sentido longitudinal, que les permite retraer los sifones y de esta forma consiguen hacer pasar agua a través de su atrio (cavidad central del cuerpo). Con este movimiento de agua y filtrando las partículas orgánicas presenten en el agua, es como los Tunicados obtienen su fuente de alimentación.

Existen Tunicados con diversos tipos de movilidad, especies fijas en el sustrato marino (bentónicas), especies que viven en la columna de agua (planctónicas), así como especies solitarias y coloniales.

El cuerpo de los Tunicados está dividido en tórax y abdomen, y su sistema nervioso está muy reducido. Poseen un pequeño ganglio cerebroideo por encima de la faringe y del cual derivan algunos nervios que se dirigen hacia los músculos del resto del cuerpo. Es durante el estadio larval, cuando los Tunicados presentan un cordón nervioso dorsal bien desarrollado. Este cordón nervioso se pierde cuando los ejemplares alcanzan su estado adulto.

En relación con la reproducción de los Tunicados, se trata de animales hermafroditas cuya fecundación es habitualmente externa mediante la liberación de los gametos al agua, dónde pasan a formar parte del zooplancton hasta que las larvas se depositan en el fondo marino, en aquellas especies bentónicas.


Especies: