Myrichthys breviceps

Myrichthys breviceps es una especie perteneciente al orden de los anguilliformes que es nativa del océano Atlántico occidental, desde las costas de Florida, donde pueden estar presentes pero no son muy abundantes, hasta las costas de Brasil. Pueden alcanzar tallas de hasta 100 cm de longitud. Son habitantes de pastos marinos de aguas no muy profundas, fondos de arena o zonas adyacentes a los arrecifes de corales.

El cuerpo de Myrichthys breviceps es delgado y anguiliforme. Su coloración base es de un color grisáceo - verdoso y destacan múltiples manchas circulares de color amarillo pálido a lo largo de su cuerpo. En la región de la cabeza, dichas manchas circulares adoptan tonos mas intensos de colores amarillo-anaranjado y son de tamaño mas reducido. Su cabeza posee unas mandíbulas cortas, sobresaliendo la superior sobre la inferior. En el interior de la boca encontramos unos dientes romos que forman múltiples filas tanto en ambas mandíbulas como en el paladar del ejemplar. De la parte exterior de la mandíbula superior y en una situación terminal pero ligeramente lateral, surgen dos estructuras tubulares, los orificios nasales, que sobresalen de forma considerablemente. La cabeza se completa con 2 ojos de tamaño moderado situados en posición lateral. Si continuamos, tras la región de la cabeza, y en dirección hacia la cola, encontraremos unas aperturas branquiales en los laterales, que adoptan una forma de media luna. A continuación están las aletas pectorales, muy reducidas en cuanto a tamaño y de corta longitud, aunque con una base de fijación al cuerpo bastante ancha.

Las aletas pélvicas y dorsales de Myrichthys breviceps son otro de los rasgos distintivos de la especie. Por un aparte esta especie carece de aletas pélvicas. Por la otra, su aleta dorsal nace a la altura de la nuca de la cabeza, y de forma previa a la altura de las aperturas branquiales. Esta aleta dorsal se extiende a lo largo de toda la longitud del ejemplar, a excepción de los últimos centímetros del cuerpo del animal. Esto hace que la cola acabe en una estructura de punta roma.

Predominantemente nocturna, Myrichthys breviceps se alimenta de pequeños peces, cangrejos y otros crustáceos que captura tras la puesta del sol. Durante el día, los ejemplares suelen estar escondidos en grietas o cuevas de los arrecifes. En ocasiones, si se sienten intimidadas, utilizan su puntiaguda cola, para enterrarse en el fondo marino, dejando descubierta al exterior tan solo su cabeza. Por lo general, esta especie no suele asustarse de la presencia de buceadores, y permitirá acercarnos sin ningún problema.


Fotos: