Spirobranchus giganteus

Spirobranchus giganteus es un anélido tubicola que comparte junto a unas 300 especies diferentes, la familia Serpulidae. Encontraremos los ejemplares de Spirobranchus giganteus en un amplio rango de profundidades, desde aguas superficiales hasta varios cientos de metros de profundidad. En cuanto a la distribución geográfica, habitan en las aguas tropicales de los océanos Pacífico, Atlántico, Mar Rojo, Mediterráneo y Mar Caribe.

Esta vistosa especie, tiene por costumbre introducirse en corales vivos (especialmente del genero Porites), así como en corales muertos, conchas de bivalvos o incluso en madera, de los cuales tan solo asoma al exterior dos corona tentaculares que puede tener colores muy brillantes y variados. Estas coronas tentaculares están formadas cada una por una espiral de filamentos plumosos llamados radiolas, que tienen dos funciones principales. Por una parte capturan gracias una sustancia pegajosa que los recubre el alimento que filtran de la columna de agua. La segunda función que cumplen las radiolas es que al estar vascularizadas, les permite llevar a cabo el intercambio gaseoso con el agua, y por lo tanto les sirve al ejemplar para respirar. Ante la mas mínima amenaza que sienta el ejemplar (son muy sensibles a los cambios de presión y luminosidad), retraerá por completo su corona al interior del tubo, cerrando la apertura con una radiola modificada que adopta la forma de un opérculo calcáreo.

La longitud total de Spirobranchus giganteus puede llegar a los 10 cm, aunque tan solo unos pocos centímetros del animal serán los que nos serán visibles para el observador. La longitud del tubo calcáreo que forman es mas largo que la longitud del propio animal.

En cuanto a la reproducción de Spirobranchus giganteus, es una especie con sexos separados (dioica) cuyos ejemplares liberan óvulos y esperma a la columna de agua. Allí se producirá la fecundación, generándose las larvas que permanecerán formando parte del plancton durante varias semanas. Trascurrido dicho tiempo, y tras haber sido dispersadas por las corrientes dominantes de la zona, las larvas se asientan en el fondo para desarrollarse como ejemplares adultos.


Fotos: