Clavelina lepadiformis

La Clavelina lepadiformis es una especie de tunicado colonial, perteneciente al orden Aplousobranchia y dentro de el a la familia Clavelinidae. Encontraremos esta especie en aguas de hasta 50 metros de profundidad en fondos principalmente rocosos, especialmente bajo salientes rocosos o adheridos a boyas o elementos flotantes, así como en la base de ciertas algas. Su presencia ocurre en las aguas del mar Mediterráneo, el Atlántico oriental, mar del Norte, y el mar Báltico.

Clavelina lepadiformis es una especie colonial, en la que los diferentes individuos de una colonia son independientes entre si, aunque se sitúan muy próximos entre ellos y unidos por la base. Generalmente, las colonias suelen estar formadas por entre 20 a 30 individuos. Cada uno de los individuos que conforman la colonia, reciben el nombre de zooides, y pueden llegar a alcanzar los 3 cm de altura. El cuerpo de los zooides es cilíndrico, de apariencia gelatinosa y transparentes de color a excepción de una delicada y fina banda de color blanco (aunque puede ser amarilla o incluso rosada) rodeando las aperturas de su cuerpo, así como longitudinalmente desde la base del zooide hasta las aperturas.

La alimentación de Clavelina lepadiformis, al igual que ocurre con la inmensa mayoría de tunicados, es mediante la filtración de la columna de agua que les rodea. Entre las presas que captura filtrando el agua, encontramos algas, plancton o cualquier materia orgánica presente en el agua.

Es una especie anual, que comienza su desarrollo aproximadamente durante los meses de septiembre - octubre, alcanzando su máximo desarrollo justo antes de los meses veraniegos, meses durante los cuales no encontraremos ejemplares adultos. Posee la capacidad de reproducirse ya sea mediante reproducción asexual o sexual. Generalmente los individuos de las colonias durante los meses de marzo a junio desarrollan unos gránulos amarillo-anaranjados en el interior de la cavidad de su cuerpo, que contienen los gametos reproductores. Estos son liberados a la corriente para producirse la fecundación y tras pasar las larvas un periodo libre, posteriormente se asientan en el sustrato para generar un zooide. Este zooide se reproducirá asexualmente para constituir una colonia de entre 20 a 30 zooides.


Fotos: