Chelidonichthys lastoviza

Chelidonichthys lastoviza es una especie que perteneciendo al orden de los Perciformes, encontramos dentro de la familia Triglidae. Se trata de un pez que habita sobre los fondos arenosos y/o fangosos de profundidades comprendidas entre los 35 y los 150 metros, aunque en meses invernales suele acercarse a aguas mas superficiales. La distribución geográfica de la especie incluye el océano Atlántico oriental, desde las costas de Noruega hasta Angola, así como en el mar Mediterráneo.

La talla máxima de Chelidonichthys lastoviza es de 40 cm de longitud total. Su cuerpo es alargado, de mayor diámetro en la parte anterior que no en la posterior. Presenta un aspecto acorazado gracias a diversas placas oseas presentes en su cuerpo, en especial en la región del rostro. Este es redondeado en forma y con el morro prácticamente vertical. Destacan en el rostro dos ojos relativamente grandes situados en los laterales superiores del rostro, así como un operculo dotado de fuertes y puntiagudas espinas. Los ejemplares de Chelidonichthys lastoviza poseen dos aletas dorsales, la primera formada por entre 9 y 11 espinas, y la segunda cuenta con entre 15 y 17 radios blandos ramificados en su tercio exterior. LAs aletas pectorales son muy alargadas, llegando a la mitad de la base de la segunda aleta dorsal. Los tres radios mas inferiores de las aletas pectorales son libres, y han sufrido una modificación, de forma que poseen articulaciones que les permiten a los ejemplares caminar sobre el sustrato con ellos.

El color del cuerpo de Chelidonichthys lastoviza es rojo, son manchas irregulares pequeñas negras por todo el cuerpo, así como manchas irregulares blanquecinas y diversas franjas verticales. Destaca de su librea las aletas pectorales, que cuentan con el borde de color azul eléctrico así como algunas manchas también azules en el centro de la aleta.

Generalmente los ejemplares de Chelidonichthys lastoviza son solitarios y en caso de acercarnos mucho a el, desplegará las aletas pectorales para hacerse pasar por mas grande de lo que en realidad es, momento en el que disfrutaremos de su coloridas aletas pectorales, y el ejemplar aprovechará para alejarse caminando sobre el sustrato lentamente.

La alimentación de Chelidonichthys lastoviza se basa predominantemente en pequeños crustáceos.


Fotos: