Halocynthia papillosa

Halocynthia papillosa es una especie de tunicado perteneciente al orden Stolidobranchia y dentro de el a la familia Pyuridae. Descrita por primera vez en 1767 por Linnaeus, se trata de una ascidia que encontraremos o bien fijada a fondos rocosos, o en el sustrato en praderas de Posidonia oceanica. Prefieren los lugares con iluminación tenue y con corrientes no muy fuertes. La encontraremos a lo largo y ancho del mar Mediterráneo, en aguas de entre 5 y 50 metros de profundidad.

El cuerpo de Halocynthia papillosa es de color rojo o anaranjado, cilíndrico, de aspecto rugoso o áspero, pudiendo alcanzar los 15 cm de longitud. Del cuerpo destacan dos aperturas o sifones. Uno de ellos, el de mayor diámetro, se sitúa en el extremo superior del cuerpo y es por el que capta el agua para filtrarla (también llamado sifón inhalante). El segundo sifón, llamado sifón exhalante, es de menor tamaño se localiza en el tercio superior del cuerpo, en uno de los costados y es el sifón por el que expulsa el agua que ya ha sido filtrada. Ambos sifones cuentan con unas fibras rígidas que recorren el borde de los mismos. Halocynthia papillosa se contraerá si es molestada, cerrando sus sifones. El sifón superior se cierra formando una cruz sus cuatro lóbulos. El sifón lateral al cerrarse lo hace mediante dos lóbulos.

La ascidia roja es una especie generalmente solitaria, aunque en ocasiones podremos observarla formando pequeñas agrupaciones de no mas de 2 o 3 individuos.

Se alimenta filtrando las aguas que la rodean, ingiriendo el agua por la apertura superior, y tras pasar el agua por el interior de su cavidad corporal, aquellas partículas orgánicas o plancton presente en el agua, queda retenido en una sustancia mucosa. El agua ya filtrada será expulsada por el sifón exhalante.

En cuanto a la reproducción de Halocynthia papillosa, se trata de una especie hermafrodita en la que maduran tanto óvulos como espermatozoides a la vez. Los gametos son liberados al exterior durante los meses de noviembre, cuando ocurrirá la fecundación de un espermatozoide a un ovulo para formar una larva. La larva formada pasará desde unas pocas horas a unos pocos días una etapa de vida libre planctónica, para posteriormente asentarse sobre el fondo. En este momento sufrirá un proceso de metamorfosis para dar lugar a un ejemplar adulto que irá creciendo hasta alcanzar la talla de los 15 cm de altura.


Fotos: