Rayas

Las rayas (Rajiformes) son un orden perteneciente a la subclase de los Elasmobranquios, caracterizados como todas las especies de Chondrichthytes, por un cuerpo cartilaginoso. Están estrechamente emparentados con los tiburones, con quienes comparten la estructura general del esqueleto y algunos otros rasgos como número y tipo de aletas y morfología de las hendiduras branquiales. Las rayas son especies principalmente marinas, con una distribución muy amplia. Desde el Ártico al Antártico, y desde el litoral, a mares abiertos. Habitan en casi todos los mares del mundo, si bien es cierto también que existen especies que penetran en los ríos. Por lo general son especies que suelen habitar aguas cercanas al litoral y a medida que van creciendo se adentran en aguas más profundas. La especie de raya de mayor envergadura conocida actualmente es la raya manta (Manta birostris) pudiendo alcanzar una envergadura total superior a los 5 metros.

La característica forma corporal de las rayas, consiste en un cuerpo muy aplanado dorso-ventralmente, con los ojos carentes de membrana nictitante y situados en la parte dorsal del cuerpo. Cabe destacar de sus ojos, que sus corneas se encuentran unidas de forma directa a la piel alrededor de los ojos, un rasgo muy característico. Junto a los ojos, encontraremos un par de espiráculos, unos pequeños orificios o aberturas branquiales vestigiales, asociadas al sistema respiratorio del animal, y por el que capta el agua que redirige a las branquias para permitir la respiración. También asociadas con la respiración, las rayas cuentan con hendiduras branquiales situadas en la posición ventral del cuerpo y con anterioridad al nacimiento de las aletas pectorales. La boca de las rayas también se encuentra en posición ventral, contando con unas mandíbulas generalmente proyectables y armadas con numerosos dientes aplanados que actúan a modo de trituradora y resultan sumamente eficaces para romper la concha de los Crustáceos y Moluscos de los cuales se alimenta. En la región frontal del cuerpo, las rayas pueden poseer sensores capaces de detectar diminutos impulsos eléctricos. Esta capacidad sensorial, les permite detectar a posibles presas que se encuentren enterradas en la arena, con tan solo pasar nadando por encima del fondo. Una vez localizada, posicionan su cuerpo encima del lugar del fondo en el que han detectado la señal, y con movimientos ondulantes de las aletas, desentierran a su presa engulléndolas rápidamente con su boca. En la parte posterior del cuerpo, encontramos por lo general una cola esbelta, en cuya base o primer tercio de su longitud, podemos encontrar un aguijón extremadamente afilado y generalmente con los laterales aserrados. Tan solo 2 familias de rayas tienen asociados a estos aguijones glándulas venenosas. En cualquier caso, y con independencia de la presencia o ausencia de veneno, el propio aguijón es usado como sistema defensivo que no dudarán de usar ante situaciones de peligro, pudiendo generar una herida y desgarro considerable en la victima. Cada cierto tiempo el aguijón es remplazado por uno nuevo.

En cuanto a las aletas de las rayas, estas se caracterizan por la ausencia de la aleta anal. Las aletas pectorales se han unido al tronco del animal, formando de esta forma un disco. La aleta caudal es muy variable en funcion de la especie, habiendo especies con una aleta caudal moderadamente bien desarrollada, a especies con aletas caudales reducidas o incluso ausentes. Finalmente, las aletas dorsales de las rayas, pueden o bien estar ausentes o tener hasta 2.

Debido a la conformación corporal de las rayas, como podemos fácilmente deducir, pasan muy fácilmente desapercibidas en los fondos arenosos/fangosos, ya que la forma extremadamente aplanada, junto con unos movimientos de sus aletas pectorales ondulantes, les permiten cubrir entera o parcialmente su cuerpo con el mismo fondo. De esta forma las rayas pasan completamente desapercibidas ante posibles presas que puedan pasar por sus inmediaciones.

La reproducción de las rayas es también variada, con especies vivíparas que dan a luz a crías completamente autónomas, a especies ovíparas que ponen a sus embriones envueltos en una capsula cornea, cuyas 4 esquinas adoptan unas estructuras alargadas, y que en conjunto reciben el nombre de bolsas de sirena.

En la actualidad todas las especies de rayas se organizan en 1 familia, la cual contiene 32 géneros, y en los que en total engloban 287 especies de rayas.


Especies: