Clorófitas

Las Clorófitas (Chlorophyta) son el grupo de algas más diverso y numeroso, en el que hay descritas aproximadamente 10.000 especies, de las cuales aproximadamente un 10% son marinas. Las Clorófitas se caracterizan por poseer clorofilas a y b en sus cloroplastos para realizar la fotosíntesis, lo que les confiere su característica coloración verde y por lo tanto su nombre coloquial, Algas verdes. Sin embargo, además de estas clorofilas, también presentan ß- y γ-carotenos, así como diversas xantofilinas como pigmentos accesorios.

Su similitud con las plantas terrestres, tanto en moléculas usadas para captar la energía del sol (clorofilas), como moléculas de almacenamiento de energía (almidón), así como similitud genética, han llevado a considerar a las algas Clorófitas como las posibles antecesoras directas de las plantas terrestres.

La gran mayoría de especies de algas Clorófitas son bentónicas, es decir que se fijan al fondo marino mediante estructuras especializadas (rizoides). Sin embargo, también existen especies, principalmente unicelulares y frecuentemente flageladas, es decir planctónicas, que viven en suspensión formando parte del fitoplancton. Existe una gran variedad tanto de formas como tamaños. De igual manera existe una gran variabilidad en cuanto a la longevidad de las especies de algas verdes; hay especies perennes, como Codium tomentosum, que pueden vivir varios años, aunque hay otras que son estacionales, y si se dan condiciones de luz y disponibilidad de nutrientes adecuadas, pueden experimentar un crecimiento tan rápido que originan 'mareas verdes'.

La subclasificación del filo de las Clorófitas es un campo que ha variado considerablemente en los últimos años. Actualmente encontramos las siguientes clases de Clorófitas:

  • Charophyceae, es una clase diversa de algas de aguas dulces, si bien son capaces de tolerar leves concentraciones de sal. Frecuentemente las encontraremos en aguas de elevada dureza (altas concentraciones de carbonatos cálcico y magnésico) y muy suave corriente. Estudios filogenéticos han demostrado que estas algas, son el grupo más cercano evolutivamente a las plantas terrestres (Embriophyta).

  • Chlorophyceae, clase de algas unicelulares predominantemente de aguas dulces. Presentan uno o dos flagelos y las células suelen presentar una teca más o menos calcificada.

  • Prasinophytes, se trata de una clase heterogénea de algas unicelulares primigenias con movilidad que pueden o no presentar una cobertura exterior formada por escamas compuestas de polisacáridos. Forman predominantemente parte del plancton marino, aunque existen ciertas especies de aguas dulces. Ostreococcus tauri mide menos de 1 µm de diámetro y es el alga eucariota más pequeña que se tiene constancia.

  • Ulvophyceae, encontramos en esta clase algas microscópicas, especies unicelulares de células gigantes (Acetabularia acetabulum) y especies multicelulares. Son mayoritariamente marinas, aunque existen ciertas especies de aguas dulces y hábitats subaéreos húmedos. La inmensa mayoría de algas verdes filamentosas y grandes algas verdes marinas pertenecen a esta clase.

Ecológicamente, juegan un papel fundamental en la cadena trófica, ya que forman parte de la base de la cadena alimenticia del mar, ya sea formando el fitoplancton, o como fuente de alimentos para especies herbívoras. Asimismo, numerosas especies tienen un interés alimentario para el ser humano, como los son algunas especies de los géneros Ulva, Monostroma, Enteromorpha y Caulerpa.


Especies: