Pargos

La familia de los Pargos (Lutjanidae) comprende especies mayoritariamente marinas, aunque hay descritas 3 especies (Lutjanus fuscescens, Lutjanus goldiei y Lutjanus maxweberi) que habitan en agua dulce y/o estuarios. Juveniles de diversas especies son capaces de entrar en estuarios salobres y aguas dulces de forma temporal. Se distribuyen por aguas tropicales y subtropicales de los océanos Atlántico, Índico y Pacífico, generalmente encontrándolos cerca del fondo marino desde aguas superficiales hasta profundidades de 550 metros. El cuerpo de los Pargos puede alcanzar una longitud máxima de 1 metro. Poseen una boca terminal con un tamaño entre moderado y grande. La boca presenta en sus mandíbulas multitud de dientes caninos de gran tamaño.

La aleta dorsal de los Pargos es continua, puede estar ligeramente dentada, y cuenta con 9-12 espinas seguidas de 9-18 radios blandos. La aleta anal está formada por 3 espinas y a continuación encontraremos 7-11 radios blandos. Las aletas pélvicas suelen estar insertadas en un plano justo por detrás de la base de las aletas pectorales.

Los Pargos son especies de peces de gran importancia como alimento para los humanos. Se han dado casos de ciguatera, una enfermedad por envenenamiento característica de algunas especies de peces tropicales. Esta enfermedad se debe a las toxinas causadas por ciertos dinoflagelados que son ingeridos por los peces junto con su alimentación habitual. Son especies depredadoras, que se alimentan de crustáceos y de peces, aunque existen ciertas especies que se alimentan de Algas.

En la actualidad, existen 110 especies de Pargos, agrupados todas ellas en 4 subfamilias (Etelinae, Apsilinae, Paradicichyhyinae, Lutjaninae) y 17 géneros.


Especies: